Make your own free website on Tripod.com
REMEDIO INCREÍBLE PARA UN MAL INCURABLE Y OTROS MALES

AUTOR: Padre Beno J. Schorr, Colegio Catarinense, Prof de Física, Química y Biología (30.9.85)

Los decepcionados del pico de loro, nervio ciático (ciática) columna y descalcificación,
tienen ahora la cura perfecta, sin dolor, fácil y barata. Al mismo tiempo alivia todas las
afecciones causadas por la carencia de magnesio, incluyendo artrosis.

SOLUCIÓN

Disolver en una jarra 100 gramos de Cloruro de Magnesio en tres litros de agua filtrada
(33 gramos por litro). Después de mezclar muy bien, guardar en recipiente o frasco de vidrio
no en plástico. La dosis es de una cucharada del primer litro, dos del segundo y tres del
tercero en adelante, conforme a la edad y la necesidad. Se toma durante varios meses

CURA

Estando casi paralítico, 10 años antes de comenzar la cura, tenía 61 años, sentía punzadas
agudas en la región lumbar - pico de loro - incurable según el médico. Un día me di cuenta que
era reumatismo, que trate con KETACIL, olvidándome entonces del pico de loro, que ya antes
pesaba mucho sobre la pierna derecha, después de cinco años volvió el dolor, que con todo
tratamiento, sólo aumentaba. Después de dos años, finalmente dí con la causa, me levanté
muy mal de la cama; sentía descender un hormigueo desde la pierna hasta el pie.
Cuando me doblaba, el hormigueo cesaba, cuando me paraba el hormigueo volvía.
Repetía continuamente las dos posiciones. Solo podía ser aquel molestoso pico de loro,
que presionaba el nervio ciático en la tercera vértebra. Desde entonces mis trabajos los
hacía en los posible sentado. Durante muchos años hice todo sentado, menos la misa,
era un tormento. Aplazaba mi viaje a la isla de Marajó, donde debía completar la red de
radio-telefonía de 48 estaciones en seis Estados. Después de medio año, viajé, esperando
mejorar en aquel eterno verano. Pero empeoré más. La misa hacia sentado, acompañado por
el pueblo, guiaba a mis ayudantes cómo armar antenas sobre los tejados.
Sin tardar volvía a Florianópolis para ir a un especialista con nuevas radiografías.
Ahora era una gran cantidad de picos de loro, con los picos calcificados, duros y en grado
avanzado. No era posible hacer nada.

Las diez aplicaciones de fisoterapia y distensión de la columna no detuvieron el dolor,
a tal punto que no podía ni dormir. Me quedaba sentado, hasta casi caer de la silla de sueño,
cuando podía dormir en la cama me arrollaba como un gato. Faltaba poco para que ni arrollado
ni sentado pasara el dolor. Y entonces ¿ así desesperado recurrí al buen Dios.
¿Estas viendo a tu criatura?. ¿Qué te cuesta darme una ayuda...? Providencialmente, fui al
encuentro de Jesuitas científicos en Puerto Alegre, y el padre Suárez me dijo que la cura
es fácil, con CLORURO DE MAGNESIO y me mostró lo que decía en el libro del Padre Puig,
jesuita español que lo descubrió..., su mano estaba dura de tan calcificada, pero, con esta
sal quedo tan movible como la mano de una jovencita, también ocurrió lo mismo con otros
parientes de él. Y jugando dice: “Con esta sal, solo se muere con un tiro en la cabeza o por
otro accidente”. En Florianópolis, luego comencé a tomar una dosis en la mañana y otra en
la noche, aún así continuaba durmiendo enrollado hasta el día 20 cuando me encontré
estirado en la cama son dolor. Pero al caminar había todavía aquel dolor.
A los 30 días me levanté medio extraño “será que no me estoy soñando?”.
No me dolía nada, y hasta me di una vueltita por la ciudad, sintiendo el peso de los
10 años de sufrimiento. A los 40 días caminaba el día entero con un poco de dificultad.
A los 3 meses sentía crecer la flexibilidad. Pasaban 10 meses y me doblo como una cobra.
El Magnesio removió el Calcio de los lugares indebidos y lo fijó solidamente en los huesos.
Además bajó el pulso, lo que me libró del marca paso, y se normalizó.
El sistema nervioso se relajó, había más lucidez, sangre descalcificada y fluida.

Las frecuentes punzadas en el hígado desaparecieron. La Próstata que debía ser operada
en la primera oportunidad ya no me molestaba mucho. Y otros efectos, a tal punto que
varias personas me preguntaban: “Que pasa contigo?... Estás más joven?”
Eso mismo me volvió la alegría de vivir. Por eso me veo obligado a repartir la “ayudita” que
el buen Dios me dio. Centenares de personas se han curado en santa Catalina después
de años de sufrimiento de males en la columna, artritis etc.
Y mandan también copias a otros desesperados.

IMPORTANCIA DEL CLORURO DE MAGNESIO

El magnesio produce el equilibrio mineral, activa los órganos en sus funciones (Catalizador),
ayuda a eliminar el ácido úrico en las artrosis, descalcifica hasta las más finas membranas
de las articulaciones y las esclerosis calcificadas, para evitar infartos, purificando la sangre,
vitaliza el cerebro, devuelve y conserva la juventud hasta edad avanzada. El magnesio es el
más necesario de todos, como el profesor en el aula. Después de los 40 más años el
organismo absorbe siempre menos magnesio, provocando vejez y dolencias.
Por eso debe ser tomado conforme a la edad: de los 40 a los 55 años, media dosis; de
los 55 a 70 años, una dosis en la mañana y otra en la noche. Atención: para las personas
de la ciudad con alimentos de baja calidad (refinados y enlatado), un poco más; y para las
personas del campo poco menos. El magnesio no crea hábito, peor al dejarlo se pierde
la protección. No escapará a todas las dolencias, dolores y desgaste natural, pero serán
atenuados o eliminados, la mayoría de las personas se dejan llevar por la comodidad
hasta sentir el dolo, en vez de gozar de una salud radiante.

El magnesio no es un remedio, pero es un alimento sin contradicciones y es compatible
con cualquier alimento simultaneo.

Un adulto necesita obtener alimentos, con el equivalente de 3 dosis de magnesio, al no
conseguirlo debería complementar a parte para no enfermar. Difícilmente, pasará del
límite, por eso las dosis indicadas entre los 40 a 100 años son las mínimas. Al tomar
la dosis para una dolencia, quedan curadas al mismo tiempo otras dolencias, ya que esta
sal pone en orden todo el cuerpo.

FORMACIONES ORGANICAS

Pico de loro, nervio ciático, columna, calcificaciones, sordera por calcificación: una dosis
en la mañana, una dosis en la tarde, una dosis en la noche. Después de la cura, se debe
tomar el cloruro de magnesio como preventivo, esto de acuerdo a la edad.
Artrosis: el ácido úrico se deposita en las articulaciones del cuerpo, visiblemente en
los dedos, hasta que se hinchan, es porque los riñones están fallando por falta de magnesio.
Tenga cuidado, pues un riñón tal vez ya esté deteriorado: una dosis en la mañana.
Si en veinte días no siente mejoría y no se normaliza, tomar una dosis en la mañana y una
dosis en la noche. Después de curarse, continuar con la dosis como preventivo.

PRÓSTATA

Ex.: Un anciano no podía orinar. La víspera de la operación le dieron 3 dosis como preparación.
Al comienzo mejoró, después de una semana estaba curado, sin operación.
Hay casos en que la próstata vuelve a la normalidad: 2 dosis en la tarde y 2 dosis en la noche.
Después de mejorar tomar como preventivo.

ACHAQUES DE LA VEJEZ

Rigidez muscular, calambres, arterias duras, falta de actividad cerebral: 1 dosis en la tarde
y 1 dosis en la noche.

ALCOHOLISMO

Ayer (16/08/2001)e (Canal de P.A.T) a una persona muy querida por nosotros,la Dra. Angélica Harvey, ginecóloga de mi esposa, que un día me preguntó por teléfono: -"Jimmy, tú estás curando alcohólicos?" Le respondí:-"Que yo sepa,no."

Entonces ella me dijo que estaba en su consultorio un señor que afirmaba eso. Me dio el nombre, vi su historia clínica y allí constaba que tenía dolores de columna, por picos de loro...Yo le había recetado sólo eso. El Cloreto de Magnesio, que pone el Calcio en su lugar, había moderado también la ansiedad de dicho señor y por añadidura le quitó el alcoholismo. Triple carambola.


Mi Lista Llamativa de Enlaces

AL MENÚ PRINCIPAL: ¿LO CONOCES?
VAMOS AL MENÚ DE LAS NOVEDADES: ¡BIENVENIDO/A!
REGRESAMOS A LA PORTADA: ¿INGRESASTE POR ELLA?
OTRO MINERAL NO BUENO, EL ALUMINIO: VENENO LENTO PERO SEGURO
DEMOS IMPORTANCIA A LA ALIMENTACIÓN: VOLVAMOS A LA COMIDA DE LOS MAYORES

JAIME ZALLES ASIN

jimzall@mail.cosett.com.bo
Tel.: (0591) 66 47758
Apartado de Correo (PO. Box) 1073
TARIJA
BOLIVIA



Esta página ha sido visitada veces.